jueves, 24 de octubre de 2013

La importancia vital de re-educarnos y educar a los niños en el AMOR

 
Esta reflexión es algo que sigo aprendiendo a lo largo de mi Vida, lo comparto por si te sirve y porque siento una profunda responsabilidad para con los niños: para que se sientan amados y les permitamos SER ellos mismos. 
Los niños nacen con la sabiduría para crear lo nuevo, por favor, permitámosles hacerlo. 
Podemos hacerlo mejor, sabemos hacerlo mejor. Gracias de corazón.

Hay dos maneras de estar en el mundo: 

"Acción creativa de mi corazón abierta al mundo" Fotografía ©Marta ARTEaga

Actuando (crear, hacer, comportarnos) para buscar un reconocimiento fuera, para nutrir una carencia de infancia, una falta de amor. Sucede cuando no sabemos quiénes somos y necesitamos reconocernos a través del reflejo de los otros. Buscamos que nos digan: “eres amado, eres válido para vivir”.

O reconocernos a nosotros mismos; sentir profundamente en el corazón quién eres, sentir con certeza que eres amado/a pues si no, no estarías vivo en esta vida, recordar y reconocer que tienes algo que dar y desde ahí entregarlo con absoluta felicidad, jugando y disfrutando de la Vida. Actuar entregado/a a la vida.

Estas dos actitudes dependen de la falta de amor que hayamos experimentado en la infancia, de nuestra consciencia (capacidad para darnos cuenta y querer evolucionar a ser mejores) y de cómo nutrirnos cuando somos adultos; en definitiva, dejar de lanzar balones fuera y responsabilizarnos de darnos amor, de auto-nutrirnos.

El gran problema de este mundo es la falta de Amor real y sincero que reciben los niños; da igual que a un niño le expreses que le amas si tu acción no es coherente pues los niños sólo perciben la verdad. De nada sirve que a un niño le expreses tu amor si tú no te amas o reconoces a ti mismo/a. 
No podemos dar lo que no tenemos.

Si a ti mismo/a y a tus hijos, les transmites que deben hacer sólo lo que les hace felices, que les amas tal y como son y que tienes fe absoluta en ellos, volarán exactamente hasta donde tengan que llegar, pues estarán en coherencia con la Vida. 

Para ello la acción coherente es fundamental: amarte a ti misma/o, hacer sólo aquello que te hace plenamente feliz y tener fe absoluta en ti... volarás exactamente hasta donde tengas que llegar, estarás en perfecta armonía con tu vida. 

LA VIDA ES UN JUEGO MARAVILLOSO

Gracias por recordar QUE ERES AMADO/A porque si no, no estarías formando parte de la VIDA. 
Es un error humano creer que no merecemos la vida o el Amor; somos inocentes y bellos como los niños, recordémoslo.
Gracias por re-educARTE y educar a los niños en el AMOR  

1 comentario:

  1. Maravilloso, Marta, y una verdad tremenda, y demoledora de cualquier victimismo. Adelante!

    ResponderEliminar